[sermón textual analítico]

Vamos a revisar ahora lo que corresponde al segundo de los sermones textuales, el analítico. Como su palabra lo dice, es un análisis del texto que se revisa; y tiene el propósito de añadirle fuerza a las ideas que contiene el texto. Se puede concretar formulando una frase limitante para cada parte del texto.
Vamos a los ejemplos, y observemos el desarrollo de Lucas 23:43.

"Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso." (VRV60)

Podemos resumir el versículo completo en un tema central como "Promesas". Como título podríamos sugerir "La promesa a ladrón arrepentido". Ahora veamos su desarrollo.
  • I. Seguridad absoluta. "De cierto, de cierto te digo". Se puede hablar sobre la confianza en las palabras de Jesús, lo que es Jesús y lo que significan sus promesas, la seguridad de que nunca romperá su promesas. Se puede apoyar en otros versos donde se muestra la veracidad de sus palabras.
  • II. Invitación sorprendente. "Estarás en el Paraíso". En qué consiste la invitación de Cristo, a qué lugar maravilloso nos invita a estar, cómo influirá en nuestra vida, conducta y pensamiento aceptar esta invitación.
  • III. Compañía inapreciable. "Estarás conmigo". Lo que significa la presencia de Jesús en nuestra vida y cuando no está. El significado de una vida con y sin Cristo, y también en la muerte.
  • IV. Promesa inmediata. "Estarás hoy". La invitación es dada para este día, no se cumplirá mañana, se cumplirá hoy. El valor del presente con Cristo. No viviremos esperando su cumplimiento, podemos hay vivir un paraíso con Cristo.
Con esta manera de ver el texto, se da importancia al pensamiento más que a las palabras del texto. No es una alegorización estricta, sino una interpretación de la intención del texto aplicada a la vida actual. El propósito que estas frases limitantes surjan, es que las ideas sean adaptables a cualquier tiempo, edad, cultura, denominación y, que sean de de edificación a la vida de todo aquel que las escucha. Veamos otro ejemplo en Isaías 45:22.

"Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más." (VRV60).

Llevemos este texto al tema que correspondería como "La Salvación". Su título sería algo así como "Una invitación a la salvación". Desarrollemos los puntos principales.
  • I. Un medio fácil. "Mirad". La salvación no es algo ajeno a nuestros sentidos. Sólo requiere una acción que pueda ponernos en línea con Dios. Pero el significado de mirar va más allá de mirar por ejemplo un perro, si observamos, si nos detenemos a reflexionar en el color, el tamaño, la raza, su forma de caminar, ladrar, y más, podremos ver que es el perro perdido de la Sra. Gómez. Podemos abrir nuestros ojos, pero mirar y detenidamente examinar que a través de una acción de mi parte puedo llegar más allá de el simple abrir mis ojos y usar lo que Dios ya me dio para poder verlo.
  • II. Un objeto divino. "A Mí". A mirar no termina en un solo vistazo al horizonte, nuestra vista se dirige a algo o alguien, a quien seguir, a quien admirar, imitar y anhelar. El objeto de la salvación no es un mito, es una persona real y personal, que desea que yo le conozca y pase tiempo con Él. Dios es personal y sigue esperando que al mirar, le miremos a Él.
  • III. Una invitación amplia. "Todos los términos de la tierra". Hay que explicar el significado cultural de esta frase y aplicarla para su compresión global, su aceptación no para un grupo o credo, sino para todos, en un Espíritu.
Al final de este sermón, la invitación a la salvación es parte de su conclusión, y nos muestra la secuencia que las frases limitantes nos llevan a tomar una interpretación de palabras o frases, que aplicamos a nuestro contexto en general, con el objetivo de comunicar un mensaje bíblico y actual. Veamos otro bosquejo de forma analítica, y con un poco de desarrollo más detallado, pues lo hemos utilizado anteriormente. Juan 10:27.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. (VRV60).

Nuestro desarrollo anteriormente expuesto, nos llevó al título "Los beneficios de pertenecer al rebaño de Dios", veamos.
  • I. Son un pueblo especial. "Mis ovejas".
  • A. Expresa posesión: "Mis". Hemos sido comprados por Él.
  • B. Expresa carácter: "ovejas", no lobos.
  • II. Son un pueblo atento. "Oyen mi voz".
  • A. Tienen oídos espirituales.
  • B. Distinguen las voces humanas y las del diablo de la del Buen Pastor.
  • III. Son un pueblo amado. "Yo les conozco".
  • A. Jesús los diferencia.
  • B. Jesús los aprueba.
  • C. Jesús los vigila.
  • IV. Son un pueblo obediente. "Ellas me siguen".
  • A. Abiertamente reconocen a su Pastor ante el mundo.
  • B. Personalmente le obedecen.
Hasta aquí con esta entrega, les espero en la siguiente, donde veremos el desarrollo de los sermones analíticos invertidos. Dios les bendiga.

2 comentarios:

  1. grasias DIOS bendiga a quien alla echo este trabajo marabilloso en serio grasias FELISIDADES

    ResponderEliminar
  2. Gracias hermano, esperando que le sea de ayuda y utilidad. Bendiciones. No olvide inscribirse al curso de homilética.

    ResponderEliminar

Puede hacer sus comentarios y observaciones a continuación...