El propósito general y específico - 2da parte.

¿A dónde quiere llegar con su predicación? Es una pregunta válida, pero incorrecta al pensar en los propósitos de predicación. La pregunta que debe hacerse es ¿a dónde quiero llevar a mis oyentes? pues ese será el destino final al terminar su predicación. De usted depende que ruta seguirá para llevarlos a salvo y seguros al destino propuesto en el sermón.

Continuamos con los propósitos generales, ya vimos los evangelísticos, doctrinal y de consagración, faltan tres todavía, aquí están para todos ustedes.

Devocional. Este es el sermón que llevará como fin el aumentar el amor por Dios, la intimidad con Él, su fe, su confianza, alabanza y adoración a Dios. Son esas reflexiones que nos ayudan a ver a Dios actuar en nuestras vidas todos los día, que muestran la mano de Dios actuando en otros y por todo el mundo. Por ejemplo: dentro de este blog, hay una sección de "recursos en línea", dentro de estos ítem, hay uno en particular que es, para mí, el ideal en los sermones o reflexiones orientados a la devoción, este es [clase bíblica radial] un ministerio que ofrece en libros y por la web reflexiones diarias como devocionales, contando experiencias y aplicaciones de la vida que nos muestran a Dios en los aspectos más pequeños de la vida diaria.

Ético - Moral. Estos sermones contienen mensajes apegados a normas éticas y morales, que orientan la conducta humana, y nos llevan a seguir la norma de conducta acorde a La Palabra de Dios. Estos podrían confundirse con los doctrinales, pero su diferencia principal radica en que tratan puntos específicos de la conducta y acciones del hombre, no las de Dios o los elementos de la fe. Ejemplo: Mateo 19:3-9. Habla sobre el divorcio, una conducta propia del hombre, y que debe ser normada para el creyente, mostrándole lo que Dios piensa sobre el.

De dar aliento. Estos hablarán sobre problemas, tribulaciones y enfermedades, todos los aspectos que provocan desaliento en el creyente como en el que no tiene esperanza de salvación por su negativa de buscar a Dios. Pero dando soluciones bíblicas a estas situaciones. Todos sabemos cuan difíciles son las muertes de familiares, amigos y personas queridas, y que de no haber consuelo a través de la Palabra, de que serviría predicar también. Dios da consuelo al dolor humano a través de su Palabra, debiendo siempre tener a la mano un sermón para este tipo de ocasiones. Por ejemplo: Juan 11:1-44. Habla sobre Lázaro y su muerte, pero también su resurrección, de todos los aspectos importantes en lo que Dios puedes hacer en la muerte y en la vida, dando aliento a los dolientes como a los no creyentes.

El propósito específico no es más que la aplicación de un propósito general. Es una personalización del mismo propósito general hacia las personas oyendo el sermón. Se especifica la condición moral y espiritual de las personas, así como la económica, social o el aspecto que esté influenciando sobre la vida de las personas en esos momentos.

Así veremos que cada propósito general puede ser asignado a un grupo de oyentes en cualquier circunstancia que esté afectando sus vidas. Dentro de los ejemplos, están los mencionados en el minicurso de homilética, que creo que son claros y contundentes para poder comprender su aplicación. Si no estás inscrito todavía, te invito a hacerlo con tu nombre e email. Les espero en la siguiente entrega de estos artículos lecciones sobre homilética. Dios les bendiga.

Nuestra siguiente entrega llevará algún tiempo para algunos, pues es el principio del ejercicio del arte, que para algunos viene por iluminación, para otros por deducción, y para otros por experiencia. Dejemos que Dios decida entre nosotros por cual de estas formas llevará sus mentes para encontrar el mensaje de Dios expresado en su Palabra. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede hacer sus comentarios y observaciones a continuación...